consejos, novias

QUE HACER SI TE ARREPIENTES DE TU TRAJE DE NOVIA

19 Ene , 2016  

¿Qué haces si te arrepientes de tu traje de novia? Algunas veces, la novias se arrepienten del diseño elegido para su vestido, y percatarse de ello poco tiempo antes de la boda, hace que la novia, que ha embolsado recientemente una importante suma de dinero en un vestido con el que ya no se siente segura, sufra de ansiedad o estrés.

Evidentemente, esto tiene mucho que ver con las tendencias del momento; razón por la que siempre se recomienda ir a por los diseños atemporales. Dar marcha atrás es prácticamente imposible, aunque aún estás a tiempo de solucionar este pequeño disgusto.

Lo primero de todo es realizar una prueba de maquillaje y peinado con el mayor número de accesorios posible. Si aún así no te sientes a gusto, lo único que tienes que hacer es lo mismo que con cualquier otro outfit: los complementos pueden salvarte de más en más de una ocasión. Por ejemplo, cambiando el tradicional zapato blanco por uno de color  (para que desvíe la atención del que puede ser un traje monótono), añadiendo un cinturón de pedrería para animar un poco el vestido o una chaqueta. También puedes darle un toque al peinado, añadiéndole unas flores naturales al pelo, o una diadema, acompañado de un maquillaje en tonos metalizados.

Si aún estás a tiempo de realizar modificaciones en el vestido, tienes que tener en cuenta que pueden resultar más costosas, pero si no quieres que tu vestido te arruine el día, es mejor investir algo mas en el vestido y estar segura de lo que llevas puesto en tu boda. Alguna de las modificaciones a pocos días del gran acontecimiento serían, por ejemplo, añadir tirantes o unas manguitas cortas de encaje, en concreto, se trata de añadir texturas con una superposición de tejidos.

Siempre puedes tener un “vestido de reserva”, a menudo más sencillo y cómodo, para utilizarlo durante el cóctel, la tarta, el baile o la recena.  Suele ser más corto y, a menudo,  de otro color al blanco. Si no consigues sentirte completamente bien con el primer traje que elegiste, puedes cambiarlo por éste cuando tengas la mínima oportunidad.

Con éstas ideas esperamos poder arreglar el problema, más si no es posible, lo que queda es cambiar completamente el vestido. Esto puede requerir devolverlo, lo que no siempre es posible, o revenderlo antes o después de la boda para intentar recuperar al menos parte de la inversión, y así poder comprar otro si alterar excesivamente el presupuesto.


4 Commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: